¿Necesitas ayuda? Llámanos 91 369 79 90

Uniendo fe y vida, acción y oración

Comparte esta noticia

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

Fuente: https://www.iglesiadeasturias.org

Hablamos con María Elvira García, presidenta de las Conferencias de San Vicente de Paúl, en Asturias

¿Cuándo nacen las Conferencias de San Vicente de Paúl, y cuál es su objetivo?

Tiene una historia relacionada con lo que sucedió después de la revolución francesa, la Iglesia estuvo muy perseguida y hubo personas, católicas comprometidas que querían sacar adelante la fe y el servicio a los demás. Un grupo de jóvenes de la Sorbona, ayudados por una Hija de la Caridad, empezaron a trabajar y se empezaron a reunir. Las Conferencias son un grupo de laicos que se reúnen, y unen fe y vida, acción y oración. Fueron fundadas por Federico Ozanam alrededor de 1830. En España Santiago Masarnau, al cual el Papa acaba de declarar Venerable, las trajo a España un poco más tarde, sobre 1843.

Está presente en más de 150 países, ¿cuándo llega a Asturias?

Es una de las asociaciones más antiguas aquí en Asturias, lleva aquí más de un siglo. Yo tengo una muy buena experiencia de toda la herencia recibida en este grupo. Son personas muy comprometidas, auténticos cristianos que me hacen tener fuerza para seguir trabajando.

En Gijón, por ejemplo, estoy ayudando a un grupo nuevo que va a comenzar ahora. El problema es que muchas de estas personas voluntarias son mayores, y estamos en estos momentos planteando un cambio, un cambio que yo creo que es necesario en muchas organizaciones, no sólo nosotros. Había gente con más de 80 años colaborando y que llevaba mucho tiempo.  Yo tengo 54 años y tiene que haber más gente como yo dispuesta a participar porque además, aporta un gran crecimiento personal.

El anterior presidente, Francisco Gómez Mármol, fue un precedente para mí, en mi fe, y acaba de dejarlo por motivos de salud. No somos muchos miembros y por ese motivo le he tenido que relevar, para dar continuidad a esta labor tan importante.

¿Qué labor realizáis?

La Sociedad de San Vicente de Paúl está presente en toda España. Aquí tenemos un local, en Oviedo, en la calle Murillo, y allí hacemos reparto de alimentos a través del banco de alimentos, a familias necesitadas, y también hacemos acompañamientos, distintos proyectos porque el espíritu de las conferencias es acompañar y visitar a las familias, y estar en contacto con ellos. Ahora mismo tenemos un nuevo proyecto en el que estamos involucrados toda la familia vicenciana, que se llama “Trece casas”. Las Hijas de la Caridad tenían tres pisos vacíos y nosotros teníamos también uno que quisimos ceder. Hoy están alojando a personas que no tienen opciones de empadronamiento para ayudarles a que se incorporen a la sociedad. Es una labor muy bonita porque eres testigo de que una persona, en poco menos de un año puede llegar a regularizarse y llevar una vida normal, y no acabar así en la calle. Las acciones más destacadas que se han llevado a cabo son por ejemplo la orientación para legalizar su situación administrativa, acompañarles en su formación y búsqueda de empleo o ayuda con artículos de primera necesidad, como alimentación, etc.  Hay personas en el local, pueden ir cuando quieran, tenemos un buzón, se ponen en contacto con nosotros, les hacemos una entrevista y nos tienen que presentar documentación, etc. como cualquier otro organismo.

¿Cuál es la relación que tenéis con las otras instituciones de la familia vicenciana?

Tenemos el mismo patrón, San Vicente. Y colaboramos juntos por ejemplo en este proyecto de “Trece casas” del que he hablado antes, donde estamos involucradas las Hijas de la Caridad, las Voluntarias de la Caridad, la Asociación de la Medalla Milagrosa y nosotros.

Si alguien quisiera colaborar con vosotros, ¿qué tendría que hacer?

Nosotros somos socios activos que nos reunimos cada semana. Somos muy fieles, yo llevo más de 11 años y siempre estamos presentes. Hay también socios colaboradores, que pueden aportar económicamente su ayuda, socios honorarios, que no pueden seguir yendo a las conferencias pero que siguen formando parte de la asociación, y además hay voluntarios, como un grupo especial para el reparto de comida. Si alguien quiere formar parte, puede llamarnos al teléfono  659 348 078.

Noticias relacionadas

Otras noticias destacadas